Archivo del sitio

The Walking Dead (4×08): Hora de Aventuras


POSTER TWD 4

Después de la calma siempre llega la tormenta. Esto es aplicable en todos los ámbitos de la cotidianidad habitual de nuestras tristes vidas y, por supuesto, nunca mejor dicho, también de la ficción de nuestras horas muertas. Para todos los apáticos, críticos y detractores naturales de The Walking Dead, este último episodio del mes, el octavo de la temporada, ha sido todo un bofetón a mano abierta que les ha llegado de pleno, pero que seguro han disfrutado y les ha dejado al borde de algún tipo de ataque. Simplemente magistral. Brutal.

Los que hemos seguido las huellas del Rick-Team desde sus inicios hemos aprendido a conocer y aceptar su ritmo y sus andares. Así como hemos aguantado entregas soporíferas durante muchos días, también hemos vivido esas noches gloriosas que suelen aparecer a mediados y a finales de cada temporada, esas que no casualmente se dejan caer como una inyección, esas que son la dosis justa y necesaria que nos mantendrá atrapados por un tiempo más en sus malditas redes. 

La cuarta temporada ha ido avanzando a paso lento pero seguro, suscitando y manteniendo el interés de los zombimaníacos como yo; con diálogos y acciones que tarde o temprano acabarían por desembocar en lo que fue el ‘Sin Esperanza’ del último día. Cuestión de paciencia.

SIN ESPERANZA…

Así se quedó Hershel. Y así tituló el episodio que dio por concluida la ración de zombies de este año 2013. Concluyó eso, y un par de cosas mas… Entre ellas la aparición del abuelito al que más simpatía le había cogido. Sí. El viejete se nos fue a manos del tío mas cansino de la tierra: El Gobernador, o Phillip, o Brian, como usted prefiera llamarle; yo le llamé El tuerto hijo de puta. Que a su vez, al igual que su víctima de la jornada, también hizo las maletas y emprendió un viaje al más allá, patrocinado a medias como todos ya sabíamos, por Michonne. YEAH!

Suerte que fue así, porque era latente el miedo a que volvieran a marearnos con la disputa de poder que desgraciadamente ocupó el gran porcentaje de la tercera temporada. Cuento trillado que solo hubiese servido para desencantar al personal que está tras la pantalla cada semana. Pero no fue así. Bien por eso.

PURO SUFRIMIENTO… 

Este final de media temporada nos ofreció adrenalina y sufrimiento al cien por cien. Fue nuestra esperada hora de aventuras, porque durante los casi 43 minutos tuvimos de todo, y ese todo no dejo a nadie indiferente. Fue para morderse las uñas, para soltar la lagrimilla y apretar todos los músculos (sí, todos) a más no poder. Este 4×08 nos brindó lo mejor que se había visto de la serie en mucho tiempo. Rehenes de los nuestros, discursos memorables, batalla cuerpo a cuerpo, disparos por aquí y por allá, un tanque, niñas soldado, muertes esperadas y muertes dolorosas (para las almas más sensibles); venganza, CAMINANTES! y sobre todo nos brindó un fin de ciclo a lo grande y a su vez un cambio de escenario inminente, como ya pasó con la granja en su día. Perfecto.

Ahora toca esperar hasta febrero para saber por donde nos llevan los de AMC ahora que el Rick-Team se ha desperdigado por completo. Todas las teorías son válidas, es cuestión de darle al coco y ser retorcido, muy retorcido.

*Nota personal: tengo que decir que por culpa de ‘Juego de Tronos’ (entre otras series) estoy cogiendo manía a esa moda de ir cortando cabezas! NO HACE FALTA OIGA! POBRE HERSHEL!

 

 

 

 

Anuncios

Good Bye Breaking Bad: Todos fuimos Walter White


BB1Cuesta empezar este post. Quizá porque es el último; quizá porque todavía estoy digiriendo el final de la madre de todas mis series; o simplemente porque esta despedida es de las que cuestan… Me cuesta, y eso que éste último episodio no fue una extrema sorpresa. Ni siquiera fue de esos adrenalínicos que te petan la patata, ni de esos que te dejan catatónico para el resto de la semana… Pero fue el último. El último de la que podría entrar en la pelea como la mejor serie dramática de todos los tiempos. Podría. Podría entrar en esa pelea y ganarla. O ganar sin pelear.

He dicho que no hubo sorpresa extrema, porque todo sucedió como en última instancia queríamos que sucediera, sucedió como era probable. Pasó como subliminalmente nos dijeron que iba a pasar. Y eso no fue tan malo.

Walter salió a la luz con una cuenta regresiva que hacía mas daño que lo que estaba por suceder en esos 55 minutos siguientes. 55 cortos minutos que fueron la primera y quizá única decepción del final. Porque lo peor del “Felina” era eso, que después ya no habría más, por lo que se hubiese agradecido un capitulo extra largo como ración de compensación para los futuros y eternos días de ausencia…

Todos fuimos Walter White desde que empezó Breaking Bad. Todos nos cargamos a Tuco Salamanca, Gus ‘Mr pollo’ Fring, sus camellos y a Mike. Todos nos convertimos en Heisenberg (aunque por el camino más de alguno haya desertado por razones morales). Todos vivimos y sufrimos la oscura evolución del sumiso ex profesor de instituto; nos encontramos con Pinkman, cocinamos con Pinkman, jodimos a Pinkman y ayudamos a Pinkman…

Todos siempre fuimos Walter White. Y lo fuimos más al empezar el último de los últimos. Paso a paso, acompañándole en su glorioso y fatídico desenlace; en su último día. Confiando en que iría a terminar la faena y que la terminaría bien.

Y así fue. A paso lento, atando cabos, planeando su táctica ganadora definitiva y de paso despidiéndose de todo lo que le quedaba de familia. Y de vida. Siempre listo, y siempre uno o dos pasos por delante de todos. Así avanzaba el reloj; así se estaban yendo los 55 minutos, como un último episodio en forma de última jugada maestra, la cuál acabaría con el tío Jack y sus secuaces agujereados y tendidos por el suelo. Con un Jesse agotando ansiosamente el aire de los pulmones de Todd. Con una moribunda y mortalmente acatarrada Lydia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Jugada maestra fatídica, sorprendentemente mortal; sorprendentemente fácil. Jugada maestra fatídica que daría por finiquitada la era Heisenberg, de una forma casi dulce; como todo un ganador. Jugada maestra fatídica que se deshizo de todas las hipótesis y teorías de todos. Fue justa, fue buena, fue esperada, y aunque corta en cuanto a tiempo, fue la definitiva.

Todos fuimos Walter White y dijimos adiós el 29 de septiembre del 2013. Caímos en un laboratorio, mascarilla en mano y casi en paz con el mundo. Era el momento de la muerte más evidente y menos deseada de todas, pero tenía que pasar, porque todas las cosas malas deben llegar a su fin.

Breaking Bad 5×15 (Granite State): A un paso del final de los finales.


BB1Cierra los ojos, eres Walter White, toda tu vida se te ha ido de las manos, has perdido el control de la situación y todo aquello que alguna vez tuviste a tu haber… parece ser que te queda muy poco tiempo para intentar darle vuelta a la situación, quizá sesenta minutos; parece ser que también te queda muy poco oxígeno en los pulmones… Todo salió mal, todo se torció, no se suponía que acabarías siendo un capo de la metanfetamina, ni tampoco que tu evolución como persona sería de las más oscuras que puedan existir… Eres Walter White, todos te buscan y has tenido que huir muy lejos para estar a salvo; para estar muy solo. Para estar vivo por lo menos un capítulo más… Allí donde estás hace frío, pero ni eso ni nada te detendrá. Harás lo que tienes que hacer, aunque ya no seas nada para tu familia. Lo harás por ellos, pero mucho más lo harás por ti…

Cierra los ojos, eres Jesse Pinkman y estás encerrado en una jaula. Los tipos que te mantienen cautivo se han apropiado de ti y de lo un día fue también tuyo, pero eso no te importa, eso es lo de menos, ahora sólo quieres vivir. Sobrevivir. No tienes idea de cuál será tu futuro inmediato, aunque la muerte se presenta como tu opción más segura… Eres Jesse Pinkman y tu vida ha sido un despropósito por donde se miré, entraste en un mundo que no era para ti y jamás pudiste salir… Walter White quizá fue tu perdición, pero tal vez será tu única esperanza de salvación de cara al gran final. Quizá lo ignoras. Quizá lo esperas. Quizá ya te hayas rendido…

Cierra los ojos, eres Todd Alquist, un delincuente desequilibrado con sangre fría y buenas maneras que decidió jugar en el bando equivocado; tu tío se la ha jugado al señor White: ha matado a su cuñado Hank en sus propias narices y se ha quedado con muchos millones de su pasta…  Eres Todd Alquist y, al igual que tu tío, estarás muerto el domingo que viene

Abre los ojos, ahora eres tú, un Breaking- Fan hasta la médula, estás en un momento de la vida que nunca quisiste, pero que siempre supiste que llegaría. A un sólo paso del final de los finales, a punto de quedarte huérfano. Quizá te eches a llorar, quizá te quedes de piedra y no puedas reaccionar durante los días que le sigan a ese final… Eres un Breaking-Fan y a pesar de que no te resignas, quieres que todo acabe como Walter quiere que acabe, porque tú también lo sabes, esto se acaba cuando él diga que se acaba.

El 5×15 en IMÁGENES:

 

Breaking Bad 5X10: Otro paso rumbo a Belice


BB1Después del buen regreso de la semana pasada, ahora tocaba calmar las pasiones y limitar un poco las sensaciones acerca del porvenir del asunto. Los que estábamos a la espera del retorno de la quinta de Breaking Bad sabemos que todo lo que está sucediendo ahora, no puede ser valorado simplemente como un buen o mal capítulo; los que estábamos a la espera sabemos que este es un final de gran magnitud que tardará nueve capítulos en dilucidarse. Por lo que, cada uno de ellos debe ser visto como una pieza importante de un puzzle que está a punto de ser finiquitado. Pero si eres de los que estaba a la espera,  todo esto ya lo sabes..

Esta semana fue el turno para Anna Gunn y su personaje estrella, Skyler White. Que con las miradas de medio mundo puestas sobre sí, protagonizó quizá uno de sus capítulos mas trascendentes y relevantes de lo que llevamos de serie. Decantándose por su marido el cocinero moribundo, nos enseñó algo de su cara amable y benévola, esa que parecía haberse ahogado hace ya tiempo en una piscina. De paso, y si es que cabe la posibilidad, también rizó un poco mas el rizo, enfrentándose indirectamente a Hank, en ese cara a cara que supuso probablemente una de las escenas más rescatables del 5×10. Pero lo dicho, estamos en una etapa en la que Breaking Bad no necesita deslumbrar semana tras semana. Estamos en una etapa en la que cada minuto que pasa, es un paso adelante. Un paso sin opción de retorno.

En el mismo capítulo pudimos ver a un Walter que otra vez volvía a ir a lo suyo; haciendo cosas de Heisenberg, y por enésima vez en medio del desierto. Eso y poco más.

Y Pinkman¿Qué decir de Pinkman?

Ausente y perdido todavía, desperdiciando dinero en la ficción y capítulos en la realidad. Sin siquiera articular palabra, haciéndose de rogar. Como guardándose lo mejor para el final. Final que bien podría ser el suyo propio.

Las apuestas todavía están abiertas, pero a este paso, es casi evidente que el ‘Capitán Cook’ ha aumentado considerablemente su esperanza de vida. Y con toda seguridad cobrará toda la importancia que le reclamamos durante las próximas semanas.

Y como curiosidad, os dejo la canción de éste 5×10:

Hannibal: La mejor cara de Lecter


Hannibal-Episode-1-07-Sorbet-hannibal-tv-series-34397096-2655-3989Hemos llegado al final del segundo tercio de la serie de Hannibal y debo decir que esto se está poniendo bueno. Al principio cuando todo empezó, a pesar de llevarme una muy buena impresión con el aperitivo piloto, llegué a pensar que se trataba de otra serie de polis; monótona, cuyo argumento no dejaba de ser como el de casi todas las otras series de polis: asesinato, escenario macabro, pistas que no dejan pista, equipo de forenses con buen humor, agente lumbreras, etc…

Ahora, y según se han ido desarrollando estos ocho episodios, se puede decir que estamos presenciando todo eso que he dicho antes, pero con el plus añadido de que junto al lumbreras tenemos a un señor personaje antagonista que le da nombre a todo esto, que ha ido tomando cada vez más las riendas del asunto y nos ha ido dejando claro que el prota en realidad es él, y no Will Graham.

Haciendo gala de sus refinadas formas Lecter nos está mostrando su mejor peor cara. Le habíamos visto socorrer, ayudar, diagnosticar, aconsejar, cocinar sus carnecitas frescas y dar de comer cuando personaje podía, pero ahora (y por fin) le hemos visto hacer flagrantemente lo que mejor sabe hacer: matar. A su estilo.

En AXN ha empezado a pasar todo lo esperábamos, o por lo menos hemos llegado al punto donde empezará a suceder. Han debido transcurrir 320 minutos y muchas muertes tormentosas para llegar hasta aquí, hasta esta parte, en la que nos olvidaremos de aquellos imitadores de bajos vuelos; incluso y por el bien de Will nos olvidaremos de G.J Hobbs, para centrarnos de una vez por todas en nuestro caníbal, que se abre paso sacando tripas, hígados, pulmones, corazones y todo lo que se pueda rescatar. Todo lo que se pueda comer.

Del resto poco puedo decir ahora. Will y sus súper poderes siguen ahí, aunque con una paranoia mental en aumento que está llena de visiones perturbadoras que yo no sé donde le llevarán, pero que por el bien de la serie espero que den un giro hacía cualquier lado mejor, antes de que acaben cansando y se vuelvan en contra del personaje.

HANNIBALMUERDERER¡AH!  y la anecdótica aparición de Gillian Anderson en estos dos últimos episodios podría ser una buena carta secreta para jugar; o quizá podría ser sólo eso, una aparición anecdótica y benévola para con la ex compañera de Mulder. Porque a priori  no parece que la psiquiatra del psiquiatra tenga mucho para dar, pero después de ver a un trombonista con un mástil de chelo ensartado en la garganta y con las cuerdas vocales al aire libre… todo es posible…

En fin, que estamos en punto de no retorno y esto se vuelve imperdible y siniestro. 

elGazapo

Críticas, noticias y curiosidades del cine de hoy y de ayer ¡Entérate y Participa!

Serieando.TV

TVeo, luego existo.

LA VOZ EN OFF

CRÍTICAS DE CINE / NOTICIAS / ESPECIALES

En tu serie o en la mía

otro blog de series

HiFi/WiFi

La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo.

La vaca de Fringe

Tengo una vaca lechera, no es una vaca cualquiera.

NETP

Música, películas y el mundo

Episodios anteriores

Blog dedicado a las series de televisión

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

Programa Piloto

Series, películas y mucho más

The Bay Harbor Butcher

Nuestro asesino serial favorito

Diario de una Teléfila

Críticas, reportajes y homenajes de series y televisión

welcometoneptune.wordpress.com/

You are a marshmallow too!

Series de Tv y Cine

Tu espacio de series y películas

Cinefanías

Diario íntimo de un homo videns [cine, series, cosas de mirar]

Gangsterzine

TU SITIO DE TEMÁTICA GANGSTER.

La habitación del Cine

Cine en calzoncillos

Phinema

Si te gustan el cine y las series, éste es tu blog.

Raider of the Lost Blog

Críticas de cine, televisión y lo que surja

LOST IN GEEKLAND

Tu Blog de Cine, Series y Cultura Geek