Archivo de la categoría: SERIES

TWD 6X16: ¿El último de día de quién?


TWD 6Mi lado negativo decía hace semanas que The Walking Dead carecía de sentido después de seis temporadas, que había entrado en un bucle interminable. Misma trama de supervivencia, mismo proceder, pero en diferentes localizaciones y con nuevos personajes. Dejando caer algún muertecillo de medio pelo de los del equipo de Rick para darle algo de dramatismo al asunto.

Mi lado positivo concluyó ayer que la temporada había estado bastante a la altura, quizá mucho mejor que otras; pero solo quizá.

Un final siempre es un final. Los hay buenos, los hay malos, o los hay sin más. El season finale de la sexta temporada a pesar de parecerse a otros momentos del “modo bucle”, fue un buen final, de esos que aceleran la patata y crean ansiedad en el espectador.

Precedidos por el quinceavo episodio, todos ya estábamos alerta. Sabíamos que la muerte estaba al acecho de los pesos pesados de la serie. ‘Daryl no te mueras’! exclamaban al unísono las redes sociales en alusión a la confusa escena final del penúltimo capi en la que prácticamente nos hicieron creer que Reedus se nos iba. Pero Daryl no puede morir!

Hasta ahí la segunda mitad de temporada estaba yendo a un buen ritmo semana tras semana, con más gloria que pena. Cambios de actitud, personajes que se venían arriba, otros como Carol que decaían moralmente, roces que hacían cariño (véase el extraño lío de Michonne y Rick), personajes nuevos como Jesús, etc. Buen ritmo.

Así hasta llegar al dieciséis. Al capítulo en el que durante 40 minutos se transformó en la gran despedida, al capítulo del último día en la tierra de alguien, que visto lo visto podría ser cualquiera de los que siguen en nómina.

 ¿Maggie? ¿Daryl? ¿Glenn? ¿Abraham? ¿Eugene? ¿Carl? 

 

No sé sabe quién, pero sí se sabe el cómo y a manos de quién. Su nombre es Negan (Jeffrey Dean Morgan), y es el nuevo súper villano de la historia, un Gobernador 2.0 que hizo su presentación en el climax del capítulo, a lo grande, tras una de las escenas más mal rolleras que se habían visto en The Walking Dead: la escena de la emboscada en el bosque, que bajo mi humilde punto de vista, estuvo de diez!

Ese era Negan, el que arrodilló a todo el equipo y dejó a Rick con la expresión más temerosa que le habíamos visto hasta la fecha. El líder de los guerrilleros corta-carreteras que pudimos ver a lo largo de la hora y pico de episodio; el mismo líder de los salvadores de días atrás que fueron masacrados por Rick, Carol y los suyos. Ese líder al que Grimes ni por asomo le tuvo consideración. Ese líder que como vimos, acabó dando golpes con su bate de pinchos a dios sabe quién… ese era Negan.

Así se acabó la temporada, con voto de confianza, con un buen final, crítico e intenso por donde se mire y que sin duda ya nos ha enganchado de cara a la temporada siguiente, que, con o sin zombis, ya la estamos esperando.

 

Detractores y adeptos, el debate está servido, así como las apuestas del personaje incógnito que caerá en desgracia.  Abraham o Eugene son las bajas más probables para mi, a menos que Robert Kirkman nos haga un juego de tronos y nos deje boquiabiertos.

Juego de Tronos: Todos los hombres no deben morir


season4 gotSe fue…

Vale. Se acabó la cuarta temporada de Juego de Tronos, y a decir verdad, me he quedado bastante a gusto. A diferencia de los días posteriores a las lluvias de Castamere, esta vez y a pesar de que ha costado definirlo, el sabor en mis papilas gustativas es más dulce que agrio. Lo he saboreado. Sí.

El décimo capitulo se fue como un triunfo para esa parte del mundo que se evade tras la parte chachi de la pantalla; se fue envuelto en su flamante melodía, con su ‘naaaaa na na na naaaa na’ ya mítico; se fue con sonrisas unánimes. Eso sí, dejándonos muy claro que el rizo se seguirá rizando en un futuro no muy lejano. Eso por descontado.

En resumidas cuentas podría decir (y arriesgándome un poco) que ésta última ha sido la mejor de las temporadas, o por lo menos la más compensada de las cuatro en lo que a emociones y acontecimientos se refiere. Todo lo que conocíamos y esperábamos lo tuvimos. Bueno, casi todo, porque al igual que los cerebros de muchos otros juegotronistas, el mío también esperaba lo evidente, lo que nos entregan por costumbre; en mi quiniela fatídica también estaba apuntada la cabeza del bueno de Tyrion y (de rebote) la de Nieve (Snow para los seriéfilos más PRO). Pero los que NO LEEMOS LOS LIBROS nos llevamos la sorpresa y dimos las gracias a los dioses por privarnos de lo evidente. Fallo maravilloso que se llevó al Tywin por delante y que dio el puntazo y la alegría del mes. Gran final!

Pero…

Con respecto a lo que viene… pues.. de eso mejor ni hablar aún, porque todas las apuestas son sólo eso. El trono está muy caro y las cosas no están nada claras. Lo único seguro son los personajes nuevos, los lugares nuevos, los inminentes relevos que más de una sorpresa nos depararán la próxima temporada y por supuesto esos momentos álgidos que se suelen traducir en muertes entre terrible sufrimiento de los pesos pesados de la serie y que nos dejan reacciones como aquellas de los vídeos de youtube (adjunto a pie de página).

En definitiva…

Los Stark por separado, lo que queda de los Lannister, Stannis y Snow, la mamasita de dragones, e incluso Hodor, todos pueden dar la campanada y dejarnos boquiabiertos cuando llegue el invierno. Nosotros seguiremos aquí a la espera alimentándonos de otras series de menor calibre para mitigar la ausencia de todos estos aspirantes al trono…

 

 

 

 

 

 

 

The Walking Dead (4×14): Juego de niños


POSTER TWD 4Y entonces resurgí. No como un ave fénix como lo hacen los guais que dicen que resurgen, sino que yo resurgí como un zombi. Así, acabado en ‘i’, a lo spanish. Porque estoy aquí, y aquí casi todos estamos mordisqueados, infectados y casi muertos por culpa de algún estamento estatal  u otro aprovechado al que le pillamos de camino…

Resurgí. Me levanté de mi agujero, sacudí el polvo de mis harapos  y me fui directamente a por el catorceavo capítulo de la cuarta de The Walking Dead. Aproveché el ojo que me quedaba bueno para estar al día en una de las pocas series de culto que aún siguen latentes para mi zombipersona. Sí, queridos detractores, he dicho de culto. Porque por muchas lluvias de críticas que hayáis vertido cada vez que ha tocado un episodio flojibiri, el Rick-Team y la manada de mordedores han sabido mantener la calidad y el nivel de expectación durante ya cuatro temporadas. Y para mí ha sabido afianzarse con el tiempo, con más altos que bajos, sacando bastante partido y buenos resultados sobre todo para nosotros los que nos va el mal rollito apocalíptico. Ahí está la serie, rumbo a la quinta; y ahí estáis vosotros (detractores y quejicas), siguiendo la pista con un recelo que acabará sucumbiendo.

Dicho esto…

Y casi por último, para no enrollarme en demasía, diré que en ésta segunda parte de temporada la historia ha ido de ‘piano piano’ a ‘agárrate fuerte’, siguiendo un orden perfecto y pocas veces aburrido. Con buenas variaciones que se han traducido en la destrucción del escenario principal y en la separación del grupo, propiciando así nuevas uniones y relaciones mucho más íntimas y personales entre los personajes; también un lado ínfimamente más humano.

Finalmente…

Con respecto al catorceavo. Me gustó. Fue menos de lo que decían los murmullos que se escuchaban a lo lejos, pero me gustó. A dos del final, el capítulo de ‘La Arboleda’ dejó cosas importantes para las tristes vidas de Tyreese y la abuelita de Rambo, Carol.

Cosas importantes y momentos impactantes a la vez que inesperados (a pequeña escala), como lo de las ex niñas soldado. Una ida de olla tiernamente macabra que significó nuestro momento de espanto semanal… Bueno, significó eso; significó la conclusión del ciclo de vagabundear por ahí sin saber donde ir y significó que la hora de enfilar hacia El Santuario ya había llegado para todos.

El Santuario… una ratonera que se huele a cientos de kilómetros pero que a excepción de los frikis que se leen los cómics, nadie puede de momento aseverar. Por muy evidente que parezca…

The Walking Dead (4×08): Hora de Aventuras


POSTER TWD 4

Después de la calma siempre llega la tormenta. Esto es aplicable en todos los ámbitos de la cotidianidad habitual de nuestras tristes vidas y, por supuesto, nunca mejor dicho, también de la ficción de nuestras horas muertas. Para todos los apáticos, críticos y detractores naturales de The Walking Dead, este último episodio del mes, el octavo de la temporada, ha sido todo un bofetón a mano abierta que les ha llegado de pleno, pero que seguro han disfrutado y les ha dejado al borde de algún tipo de ataque. Simplemente magistral. Brutal.

Los que hemos seguido las huellas del Rick-Team desde sus inicios hemos aprendido a conocer y aceptar su ritmo y sus andares. Así como hemos aguantado entregas soporíferas durante muchos días, también hemos vivido esas noches gloriosas que suelen aparecer a mediados y a finales de cada temporada, esas que no casualmente se dejan caer como una inyección, esas que son la dosis justa y necesaria que nos mantendrá atrapados por un tiempo más en sus malditas redes. 

La cuarta temporada ha ido avanzando a paso lento pero seguro, suscitando y manteniendo el interés de los zombimaníacos como yo; con diálogos y acciones que tarde o temprano acabarían por desembocar en lo que fue el ‘Sin Esperanza’ del último día. Cuestión de paciencia.

SIN ESPERANZA…

Así se quedó Hershel. Y así tituló el episodio que dio por concluida la ración de zombies de este año 2013. Concluyó eso, y un par de cosas mas… Entre ellas la aparición del abuelito al que más simpatía le había cogido. Sí. El viejete se nos fue a manos del tío mas cansino de la tierra: El Gobernador, o Phillip, o Brian, como usted prefiera llamarle; yo le llamé El tuerto hijo de puta. Que a su vez, al igual que su víctima de la jornada, también hizo las maletas y emprendió un viaje al más allá, patrocinado a medias como todos ya sabíamos, por Michonne. YEAH!

Suerte que fue así, porque era latente el miedo a que volvieran a marearnos con la disputa de poder que desgraciadamente ocupó el gran porcentaje de la tercera temporada. Cuento trillado que solo hubiese servido para desencantar al personal que está tras la pantalla cada semana. Pero no fue así. Bien por eso.

PURO SUFRIMIENTO… 

Este final de media temporada nos ofreció adrenalina y sufrimiento al cien por cien. Fue nuestra esperada hora de aventuras, porque durante los casi 43 minutos tuvimos de todo, y ese todo no dejo a nadie indiferente. Fue para morderse las uñas, para soltar la lagrimilla y apretar todos los músculos (sí, todos) a más no poder. Este 4×08 nos brindó lo mejor que se había visto de la serie en mucho tiempo. Rehenes de los nuestros, discursos memorables, batalla cuerpo a cuerpo, disparos por aquí y por allá, un tanque, niñas soldado, muertes esperadas y muertes dolorosas (para las almas más sensibles); venganza, CAMINANTES! y sobre todo nos brindó un fin de ciclo a lo grande y a su vez un cambio de escenario inminente, como ya pasó con la granja en su día. Perfecto.

Ahora toca esperar hasta febrero para saber por donde nos llevan los de AMC ahora que el Rick-Team se ha desperdigado por completo. Todas las teorías son válidas, es cuestión de darle al coco y ser retorcido, muy retorcido.

*Nota personal: tengo que decir que por culpa de ‘Juego de Tronos’ (entre otras series) estoy cogiendo manía a esa moda de ir cortando cabezas! NO HACE FALTA OIGA! POBRE HERSHEL!

 

 

 

 

HOMELAND 3×08 A Red Wheelbarrow


Todo sigue igual por los alrededores de Langley para mi gozo. El nivel de intensidad se prolonga a muy altas cotas y me mantiene atento a todo lo que sucede. No puedo dejar escapar un segundo, pestañeo y siento que me estoy perdiendo algo vital para entender la trama. No me gustan los cabos sueltos, no me gusta que me hagan perder el tiempo y Homeland no da gato por liebre, puede tener algún pequeño bajón que se compensa rápidamente poco después. Al acabar la primera temporada me dije que era insuperable, vino la segunda la que me hizo comer todas mis palabras pero, listo de mí, volví a decir lo mismo al finalizar ésta. A este paso me haré un menú semanal bastante completo en críticas positivas y previsiones agoreras. ¿¡A ver cómo me como esto!? Mientras que siga así el espectáculo, que no se detenga un ápice, ya que yo más no puedo recomendarla. Pasen, vean y disfruten cómodamente que nos llevan en una carretilla roja a toda prisa y sin pausa.

¿¡Por qué te metes Brody!?

¿Cuándo volverá el otro protagonista de la historia? Próximamente en tu cara me suena..

Lee el resto de esta entrada

elGazapo

Críticas, noticias y curiosidades del cine de hoy y de ayer ¡Entérate y Participa!

Serieando.TV

TVeo, luego existo.

LA VOZ EN OFF

CRÍTICAS DE CINE / NOTICIAS / ESPECIALES

En tu serie o en la mía

otro blog de series

HiFi/WiFi

La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo.

yoqueriatrabajarenelcronica

Blog sobre televisión, cine, doblaje...

La vaca de Fringe

Tengo una vaca lechera, no es una vaca cualquiera.

Seriespot

We watch different

CineSeriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora.

Episodios anteriores

Blog dedicado a las series de televisión

Bloguionistas

La voz de los guionistas en castellano

Programa Piloto

El sitio de tus series y peliculas favoritas

The Bay Harbor Butcher

Nuestro asesino serial favorito

Diario de una Teléfila

Críticas, reportajes, homenajes y noticias de series y televisión

welcome to Neptune

You are a marshmallow too!

Series de Tv y Cine

Tu espacio de series y películas

Cinefanías

Diario íntimo de un homo videns [cine, series, cosas de mirar]

Gangsterzine

TU SITIO DE TEMÁTICA GANGSTER.

La habitación del Cine

Cine en calzoncillos